El suelo es un recurso vital, es el soporte de todos los seres vivos, es una fuente esencial de materia prima y constituye a uno de los elementos indispensables del medio ambiente. Desde siempre, ha sido destinado a la agricultura y tradicionalmente ha sido receptor de residuos orgánicos o purines para mejorar su calidad, pero la aplicación inadecuada y excesiva de estos últimos ha derivado a serios problemas medioambientales.

Con el objetivo de prevenir tal contaminación en los suelos y evitar que los elementos contaminantes lleguen a la cadena alimenticia poniendo en peligro la salud humana, se han implementado diversos controles, entre los cuales destaca precisamente mejorar la gestión de purines.

Se quiere convertir el uso responsable de los purines en parte fundamental de una agricultura moderna y sostenible. A continuación conozcamos el uso de purines en agricultura, los efectos negativos de su uso excesivo y cómo el Sistema EBD de Agrosolmen puede ayudar en esta área.

Purines ecológicos

Los purines son materiales carbonados, su función principal es la de aportar nutrientes para las plantas, puesto que es rico en nitrógeno, fósforo y potasio, además contiene calcio, magnesio, sodio, azufre, hierro y manganeso.

El uso de purines en los suelos hace que sus características sean más favorables, como por ejemplo, para resistir lluvias intensas que provocan erosión, retener más la humedad, y adaptarse al cambio climático y combatirlo.

El valor fertilizante del purín está ganando cada vez más protagonismo y el uso de purines en agricultura ecológica se está convirtiendo en uno de los mejores ejemplos de reciclaje. El abonado es muy importante para las plantas y si podemos hacerlo con técnicas adecuadas siempre será mejor, por ello la aplicación de purines ecológicos son una excelente opción.

¿Qué es un extracto o purín vegetal?

Un extracto o purín vegetal es un preparado que permite extraer sustancias útiles que pueden ser usadas para fortalecer a las plantas y hacerlas más resistentes. También es utilizado para el control de enfermedades y plagas, ayuda a prevenir la aparición de hongos, insectos y otros organismos que afectan al cultivo.

El purín vegetal puede ser elaborado de plantas cultivadas o salvajes, su aplicación es a través del riego o la fertilización foliar, que también es efectiva. Son asimilables para las plantas en cultivo y no provocan en la cosecha ningún tipo de daño.

Purín de Gallinaza

Se llama gallinaza al excremento o estiércol de las gallinas o de los pollos, es decir que el purín de gallinaza proviene de las deyecciones de estas aves. Es un excelente fertilizante ecológico para diversos cultivos en sus diferentes fases y tienen un alto contenido en materia seca, nitrógeno y calcio, en comparación con otros abonos orgánicos, además de un mayor contenido de nutrientes. Veamos sus usos más comunes:

Uso de purín de gallinaza

El uso de purín de gallinaza es recomendable en tierras calizas por su contenido de calcio. Debido a las altas concentraciones de nitrógeno que posee, hay que tener mucho cuidado con la cantidad que se emplea en los cultivos porque se corre el riesgo de sufrir algunas enfermedades.

La gallinaza seca posee una mayor concentración de nutrientes, es la opción más beneficiosa, ya que constituye a una forma de reciclaje natural y ya está procesada, al contrario de la gallinaza fresca que puede producir efectos adversos al suelo y plantas.

Purín de ortigas

Es un preparado completamente natural y ecológico, está hecho únicamente a base de ortiga y desprovisto de cualquier sustancia química, entre sus funciones destaca su efectividad como fertilizantes e insecticida.

El purín de ortigas se usa en cultivos tanto domésticos como industriales, es rico en nitrógeno y otros micronutrientes, veamos algunos de sus usos:

Uso del purín de ortigas

Es uso de purín de ortigas permite prevenir infestaciones por plagas, puesto que su efectividad para repeler ácaros, pulgones, moscas blancas, arañas rojas, larvas, entre otras, es ampliamente reconocida. Además es muy utilizado para evitar la aparición de hongos y enfermedades, y se usa para acelerar la descomposición de los desechos de la materia orgánica.

Sirve como fitofortificante y fertilizante de hojas y sustrato, además estimula la germinación de semillas. Se recomienda el uso de purín de ortigas durante las etapas de crecimiento de las plantas con el fin de contribuir a fijar mejor sus raíces.

Uso de purines en agricultura

Uso de purines en agricultura

¿Por qué debe limitarse el uso de purines como fertilizantes?

Se ha establecido que debe limitarse el uso de purines como fertilizantes porque pueden provocar graves contaminaciones en los suelos si no son tratados previamente. El purín es un recurso muy valioso por su disponibilidad y su valor fertilizante, sin embargo presenta algunas limitaciones debido a su alto contenido de nitrógeno.

El contenido de nitrógeno en los purines es de gran variabilidad y heterogeneidad, lo que lo convierte en un material fertilizante poco fiable y estable. Un exceso de su uso puede provocar riesgos de contaminación asociados a nitratos y gases nitrogenados.

Dentro de las limitaciones que existen para el uso de purines, se encuentran la falta de información sobre la cantidad que puede ser procesada sin que se generen daños ambientales en el suelo y cómo aplicar la dosis de nitrógeno adecuada para cubrir las necesidades de los cultivos. Por otro lado, está la regulación en la aplicación de abonos orgánicos a suelos previamente contaminados con metales pesados.

¿Solución? Nuestro Sistema EBD

En España, existen decretos y normas que establecen el uso de fertilizantes de una manera responsable. En este sentido, los purines tienen un modelo de gestión basado en su valorización, siempre previendo que su utilización esté ajustada a las necesidades de los cultivos y, además, que se apliquen con maquinaria específica y adecuada, como las aplicadoras de purines.

Las empresas agrarias más rentables del país son aquellas que usan abonos orgánicos de una manera eficiente, y el Sistema EBD proporciona y garantiza el tratamiento de purines en agricultura para aumentar el rendimiento y producción de los cultivos agrícolas.

Con el Sistema EBD tenemos procesos y estrategias de tratamiento de purines eficientes y respetuosos con el medio ambiente, también sostenibles económicamente. Ofrecemos soluciones para simplificar la gestión de las aguas residuales y de los contaminantes. Con ello, aumentarán los beneficios en la agricultura como:

  • Controlar y curar muchas enfermedades agrícolas de origen bacteriano, viral y fúngico.
  • Mejorar la calidad del suelo y equilibrar el pH.
  • Remediar la contaminación del suelo, eliminando los contaminantes orgánicos e inorgánicos, incluidas las aguas residuales sin tratar y los metales pesados ​​como el arsénico, el cobre y el zinc.
  • Ahorra costos operativos, ya que los agricultores pueden reducir el uso de pesticidas, insecticidas hasta en un 100% y fertilizantes hasta en un 90%.

Más investigación y asesoramiento

Sin lugar a dudas, existen riesgos asociados al uso excesivo de purines, por lo que se buscan las mejores fórmulas para hacer más eficiente su gestión. Los expertos están pensando en el futuro y coinciden que hace falta más investigación y asesoramiento, ya que es un ciclo productivo muy eficiente.

Los profesionales hablan de una bioeconomía circular, ya que la ganadería suministra abono a la agricultura y esta produce los alimentos que el mismo sector ganadero consume, por ello es clave mejorar la gestión de los purines para el sector agrícola y ganadero. ¡Ponte en contacto con nosotros y contrata nuestro sistema EBD!


Si quieres asesoramiento envíanos un mensaje:


      He leido y acepto la Política de Privacidad

    Deja tu valoración!
    (Para votar debes estar logueado.)