¿Notas como tus plantas han perdido la fuerza y no encuentras el método ideal para estimularlas? El remedio está al alcance de tus manos. De hecho, es mucho más económico y efectivo que cualquier otro producto que puedas imaginar.

¿Conoces la ortiga? Quizás tengas unas cuantas de esas malas hierbas en tu huerto. Lo mejor será que no te deshagas de ellas, ya que en estas plantas encontrarás la solución que tanto buscas. El purín elaborado con ortiga se emplea como un valioso producto en la agricultura ecológica.

Su poder insecticida y alto contenido en minerales son algunos de sus múltiples beneficios. ¡Si quieres saber más sobre este remedio continúa leyendo hasta el final de este post!

¿Qué es el purín de ortigas?

Ortiga es el nombre genérico que recibe un grupo de malas hierbas muy comunes. Estas plantas poseen unos pelos urticantes que al contacto con la piel provocan escozor e inflamación, debido a una sustancia ácida que liberan. A esta característica debe su nombre, que proviene del latín urtica.

El contenido de esta sustancia ácida consiste en ácido fórmico, histamina, resina y un elemento proteínico desconocido. El primer componente, presente en grandes cantidades, es el principal responsable de las reacciones alérgicas.

A pesar de lo irritante que puede ser para la piel, es una planta que se utiliza para la elaboración del purín de ortigas. Si no estás muy familiarizado con el término, te explicamos qué se trata de un extracto o residuo de la planta.

Es muy común el empleo de purines vegetales en la agricultura biológica. Son productos más ecosaludables frente a las sustancias sintéticas, cuyos efectos perjudiciales son de sobra conocidos.

Este producto es fruto de la fermentación aeróbica de la ortiga. En el proceso se estabilizan los principios bioactivos de la planta en una solución a base de agua. Debido a su origen vegetal, las moléculas que se liberan como resultado de la reacción son fácilmente absorbidas por las plantas.

Beneficios del purín de ortigas

Se emplea como abono natural por sus amplios beneficios demostrados, podemos destacar:

  • Alto contenido en hierro, magnesio, calcio, silicio, fósforo, vitaminas A y C.
  • Bactericida y antiséptico.
  • Potencia la dulzura de los frutos por su alto aporte de azúcares.
  • Estimula la fotosíntesis.
  • Detiene el marchitamiento y clorosis en las hojas.
  • Fortalece el sistema de raíces y contribuye a la fijación de las mismas.
  • Mejora la calidad del suelo; ayuda a conservar la humedad y protege contra la erosión.

¿Cómo hacer purín de ortiga?

Antes de que sepas cómo hacer purín de ortiga, debes de conocer las precauciones a tener en cuenta. Los pelos de la ortiga son muy frágiles, por lo que al mínimo contacto se rompen con la consecuente liberación de la sustancia irritante.

Te aconsejamos que las toques con gran cuidado, utiliza guantes y ropa que cubra las zonas que pudiesen quedar expuestas. De esta forma, evitarás un molesto escozor y, en el peor de los casos, una visita al médico por una reacción alérgica.

Ingredientes

Ahora que conoces la correcta manipulación de la ortiga, te mostraremos los ingredientes que necesitas para elaborar el purín vegetal:

  1. 10 litros de agua. La recomendación es recolectar agua de lluvia, ya que es lo suficientemente pura como para no interferir en los procesos químicos durante la fermentación. Evita el agua del grifo.
  2. 1 kilogramo de ortiga. Debes recogerla antes de su floración, cuando haya desarrollado todo su follaje, para que esté lo más fresca posible. Esta cantidad equivale a 100 g de ortiga por litro de agua.

Instrucciones

Como ves, son simplemente dos ingredientes, pero para obtener la mezcla final debes de cumplir varias instrucciones. A continuación, te detallaremos paso a paso cómo hacer un purín de ortiga:

  1. Separa las hojas de la ortiga con las pequeñas porciones de ramas que las unen al tallo, puesto que es la parte útil de la planta.
  2. El agua de lluvia debes de tenerla guardada con mucho tiempo de antelación.
  3. Añade el agua al recipiente donde separaste las hojas, estas deben quedar completamente cubiertas. Para lograrlo puedes auxiliarte de un objeto pesado, introduciéndolo en el interior del depósito.
  4. Mezcla bien todo. Debes removerla cada dos o tres días.
  5. A los 20 días el purín de ortigas estará listo para su empleo.
  6. Filtra el contenido y viértelo en su envase final, evitando el contacto directo con la solución.

Notarás que, a medida que avanza el proceso de fermentación, la mezcla desprenderá un fuerte olor casi vomitivo. Esto es completamente normal. Sabrás que está listo cuando ya no veas burbujas y una fina lámina de materia orgánica cubra el agua.

Te recuerdo, una vez más, la importancia de una correcta manipulación. Si no te proteges con guantes, el fuerte y desagradable olor quedará impregnado por mucho tiempo en tus manos.

Si prefieres evitar el trabajo, la espera y el desagradable olor, puedes encontrar purín de ortigas en tiendas online, sobre todo en aquellas especializadas en jardinería. Los envases de 1 litro rondan los 16 euros y vienen listos para diluir en agua.

¿Qué cantidad de purín es recomendable usar?

Ahora bien, seguro te preguntarás ¿Qué cantidad de purín de ortigas debo de aplicar a mis plantas en cada ocasión? Este porcentaje te la dará el nivel de concentración de la mezcla y el objetivo que persigues con su empleo, algunos de ellos pueden ser:

  • Como fertilizante y estimulante del sistema radicular deberás diluir 1 parte de purín en 9 de agua.
  • Para estimular la germinación, tendrás que sumergir las semillas durante 30 minutos en la solución antes de sembrarlas.
  • Para aplicar el purín de ortigas para frutales debes tener en cuenta su grado de desarrollo. Si se trata de una planta joven, tendrás que diluir medio litro de la mezcla en 10 litros de agua. Las plantas adultas requieren 1 litro por el mismo volumen del líquido vital. Debes regar la tierra cada 15 días con esta solución.


como hacer purin de Ortigas

como hacer purin de Ortigas

¿Caduca el purín de ortiga?

Como casi la mayoría de productos orgánicos, el purín de ortiga tiene una vida útil más corta de lo que realmente desearías. Se descompone fácilmente, por lo que deberás almacenarla en un lugar oscuro y lo más fresco posible. Con esta medida preservarás sus propiedades por más tiempo.

Aun así, es recomendable emplearlo en los próximos 6 meses. Después de ese período el purín de ortigas caduca por la oxidación, perdiendo gran parte de sus propiedades.

Para incrementar la adherencia del producto a las hojas puedes añadir un poco de jabón neutro y diluirlo. Podrás almacenar esta mezcla en el frigorífico. Después de 2 meses perderá su efecto repelente.

¿Se pueden usar las ortigas como insecticida?

Las ortigas, cómo pudiste notar, tienen una amplia gama de beneficios. Su poder insecticida destaca entre todas sus ventajas por un componente llamado sílice. Este mineral aumenta la resistencia de las plantas ante hongos como la roya, el mildiu y el oídio.

Los parásitos se encuentran entre los principales enemigos de las plantas, puesto que interfieren en su normal desarrollo, sustrayendo nutrientes esenciales para un crecimiento fuerte. Gracias a las hormonas que libera el purín de ortiga no tendrás que preocuparte más por este molesto problema.

Es un excelente repelente gracias a su elevada cantidad de ácido fórmico. Si combinas su uso con cola de caballo estarás incrementando su poder insecticida. Las plagas más sensibles son los pulgones, araña roja, ácaros, cochinillas, larvas, mosca blanca y especies de grillos como el cebollero.

Si quieres utilizar el purín de ortigas como insecticida contra varias especies debes diluir 19 partes de agua en una de purín que sea, de preferencia, muy concentrado. Nuestra recomendación es emplearlo cuando han pasado 30 días de maceración.

La más común de todas las plagas es el pulgón y te encantará saber que ningún ejemplar de la especie sobrevive al contacto con este remedio orgánico. Será suficiente con diluir una porción de purín de ortiga en 9 de agua y aplicarla en tallos y follaje.

La solución debes rociarla durante un año, comenzando con tres días continuos y después debes de hacerlo cada 15 días. Para lograr mayor efectividad cubre toda la superficie de las hojas.

Efectos negativos de los purines

Una de las grandes ventajas del purín de ortigas es su naturaleza orgánica, esto lo convierte en un producto inocuo para las plantas. Pero su principal desventaja es el contenido altamente variable y heterogéneo de nitrógeno, componente capaz de contaminar los suelos, si se emplea en muchas ocasiones.

La contaminación se asocia principalmente a la liberación de gases nitrogenados y nitratos. Razón por la cual, no se considera un fertilizante fiable, sobre todo a gran escala, a pesar de sus múltiples usos.

El principal peligro se encuentra en la posibilidad de que los elementos contaminantes lleguen al ser humano poniendo en peligro su salud.

Sin embargo, sería un enorme desperdicio desechar un producto tan valioso por un único inconveniente. Es por ello que se creó el sistema EBD, para darle solución al alto contenido de nitrógeno que el uso de purín de ortiga desprende en los suelos.

Sistema EBD para el tratamiento de purines

La normativa española respalda el uso responsable de los fertilizantes. En consonancia, el empleo de los purines en agricultura se debe ajustar a los requerimientos de los cultivos.

En tal sentido, el sistema EBD garantiza un correcto tratamiento de los purines, respetando la legislación sobre el tema. Los procesos que emplea aumentan el rendimiento agrícola, a la vez que mantienen una proyección ecoamigable gracias a que permiten:

  • Controlar plagas y enfermedades agrícolas.
  • Optimizar la calidad del sustrato.
  • Estabilizar el pH del suelo.
  • Solucionar la contaminación de la tierra, eliminando las aguas residuales, los metales pesados y otros contaminantes.
  • Reducir costes en operaciones.

  • Pretenden disminuir, a niveles ínfimos, el empleo de pesticidas y fertilizantes agresivos con el ambiente.

Este mecanismo fue creado por nuestro equipo de Agrosolmen y es una excelente opción para gestionar los procesos agrícolas de forma sencilla y eficiente, apuntando a la optimización y al crecimiento del sector.

¡Hazte con el tuyo!

Deja tu valoración!
(Para votar debes estar logueado.)