El calabacín es una deliciosa verdura veraniega que se originó hace más de 10 mil años en el continente americano. Esta hortaliza de delicado y suave sabor llegó a Europa cuando los españoles y portugueses descubrieron el Nuevo Mundo y la trajeron para incluirlas en las recetas de las comidas diarias, desde ese momento se ha vuelto muy popular.

En escala global, se producen más de 5 millones de toneladas de calabacín, siendo Estados Unidos y China los principales productores. Sin embargo, España ocupa el tercer lugar entre los países del mediterráneo, detrás de Italia y Turquía, con más de 7 mil hectáreas de superficie cultivada.

Plantar calabacín es una tarea que no es muy complicada, solo hay que conocer los requerimientos del suelo y el clima necesario para realizar la siembra, además de los cuidados necesarios de la planta. A continuación veremos en profundidad cómo se realiza el cultivo del calabacín en casa.

Cultivar calabacín en casa

¿Por qué cultivar tus propios calabacines en la huerta en casa? En los últimos años ha crecido la demanda de calabacín gracias a que es una verdura sabrosa, nutritiva y baja en grasa que se ha convertido en un ingrediente esencial de las comidas españolas. Por ello el interés de las personas de cultivarlo en casa ha aumentado y están creando sus propios huertos urbanos.

Para cultivar el calabacín de forma doméstica, puedes hacer la siembra directamente en la tierra o en una capa de arena.

Veamos mejor las características del clima y suelo para obtener una cosecha exitosa:

El cultivo de calabacín no es exigente con la temperatura

El cultivo de calabacín soporta temperaturas más elevadas que el pepino, la sandía o el melón. En la fase de germinación, la temperatura óptima es de 20 a 25 grados. Mientras que en su crecimiento vegetativo, la temperatura ideal es de 25 a 30 grados. Y por último en su etapa de floración de 20 a 25 grados.

La humedad no debe ser muy elevada para que no se dificulte la fecundación y no se produzcan enfermedades aéreas. La humedad adecuada oscila entre el 65% y el 80%.

También hay que tener en cuenta que al cultivo del calabacín le gusta mucho el sol. La planta exige mucha luminosidad, lo cual traerá como beneficio el aumento de la cosecha.

Se adapta con facilidad a todo tipo de suelos

El cultivo del calabacín se adapta con facilidad a todo tipo de suelos, no obstante, prefiere aquellos con un suelo franco, es decir, con una mezcla equilibrada de arena, limo y arcilla. Por otro lado, es necesario que el terreno sea profundo y que esté bien drenado.

Al plantar calabacín el suelo debe ser rico en materia orgánica, en este sentido sí es más exigente. En muchos casos es factible optar por utilizar fertilizantes como los abonos simples: los solubles y los de forma líquida.

Calabacín es una planta de cultivo anual

El calabacín es un cultivo anual, es de vegetación robusta con un tallo y hojas grandes y fuertes que se caracteriza por presentar un crecimiento indefinido. En cuanto a la flor, puede tener flores machos o flores femeninas, conviviendo los dos sexos en una misma planta pero en distintas flores.

Proceso para sembrar calabacín en casa

Si te estás iniciando en la agricultura, recomendamos sembrar el calabacín durante la primavera, entre abril y mayo, preferiblemente antes si vas a sembrar en un semillero. Conozcamos a continuación el proceso para sembrar este rico vegetal:

Limpia el terreno

Uno de los primeros pasos para comenzar a sembrar calabacín es limpiar el terrero, se deben eliminar las malas hierbas, restos de cultivos anteriores o cualquier otro residuo. Así te aseguras de que la planta de calabacín recibirá todos los nutrientes que necesita.

Es muy importante tener en cuenta que las malas hierbas deben ser extraídas de raíz para evitar que vuelvan a crecer. Por último, remueve el suelo con un rastrillo, esto se hace para que quede bien ventilado.

Prepara el terreno

El segundo paso es preparar el terreno. Se humedece para favorecer el sistema radicular de la planta de calabacín y también para evitar que las semillas salgan disparadas por la fuerza de agua.

También hay que fertilizar el suelo, la mezcla de los fertilizantes ecológicos se aplican a una profundidad aproximada de 5 centímetros.

Introduce las semillas de calabacines en el suelo

El tercer paso es introducir las semillas de calabacines en el suelo. Se crean pequeños montones de tierra y se plantan de dos a tres semillas a una profundidad entre 3 y 5 centímetros, con una distancia de al menos 50 cm por montón de tierra. Luego se cubren ligeramente.

Selecciona las plántulas más sanas y fuertes

Como último paso en el proceso de siembra, debes saber que la germinación de las semillas se dará a los pocos días de haberla plantado. En este punto deberás seleccionar las plántulas más sanas y fuertes para que continúen con el proceso garantizando un cultivo de calidad.

Cuidados de la planta de calabacín

Ya que a la planta de calabacín le gustan las temperaturas altas, debes asegurarte que reciba mucho sol para que se desarrolle bien, entre unas 10 a 12 horas diarias.

Por otra parte, es necesario realizar una poda a las plantas para evitar que crezcan demasiado y favorecer así el crecimiento del fruto. Mientras la planta vaya creciendo, hay que retirarles las hojas que estén en malas condiciones y las flores, ya que se pudren con facilidad.

Como hemos dicho anteriormente, es una planta que necesita mucha humedad por lo que requiere sistemas de riego frecuentes con la aparición de los primeros frutos. No obstante, al comienzo del crecimiento del cultivo, no debemos excedernos con el agua porque los encharcamientos son muy perjudiciales.

Conoce las variedades de calabacín que existen

El calabacín es una hortaliza de una gran variedad y colores. Te presentamos su clasificación que va de acuerdo a su forma, color y crecimiento, para que elijas cuál sembrar en la huerta de tu hogar:

Calabacines redondos

Los calabacines redondos son de la variedad más conocida. Su forma los hace más llamativos y son un ingrediente perfecto para recetas saludables. Las flores comestibles también tienen un gran sabor.

Calabacines amarillos

Es una variedad poco conocida, tiene una textura blanda y un sabor muy dulce. Ideal para una crema o sopa de calabacín.

Calabacines verdes claros

Son los tipos de calabacines que encontramos comúnmente en los mercados, están los grisón que son de un tono más claro con lunares; y los clarita con un característico matiz más blanco. Poseen una textura firme y un aroma más característico que los de otros tipos.

Minicalabacines

Los minicalabacines se diferencian del resto por su sabor y tamaño, es delicioso y se usa generalmente en ensaladas.

¿Cuáles son las plagas y enfermedades en el cultivo de calabacín?

Existen diferentes enfermedades y plagas del calabacín que pueden dañar el cultivo si no se atiende a tiempo. Prevenirlas es el mejor método de control.

Mosca blanca

Estos pequeños insectos se localizan en el dorso de las hojas, les gusta la humedad y las temperaturas altas. Es una plaga muy común en primavera y verano, además de peligrosa para los invernaderos.

Araña roja

La araña roja o ácaro se localiza en las hojas provocando unas manchas oscuras y produciendo una gran cantidad de sedas.

Polvo blanco

Este hongo conocido como cenizo o moho blanco aparece en forma de manchas blancas y se va transformando en un polvillo blanco-grisáceo, su presencia dificulta la fotosíntesis.

Podredumbre gris

Se manifiesta como si la planta estuviera podrida, ya que presenta lesiones pardas y blandas en tallos debido a la alta humedad en el ambiente y la poca ventilación de la planta.

Cultivar calabacin en casa

Cultivar calabacin en casa

Importancia del cultivo de calabacín en España


El cultivo de calabacín se mantiene año tras año en España. Gracias a esto la superficie cultivada ha aumentado ligeramente con el paso del tiempo debido a que también ha ido creciendo la demanda. Además, es importante comentar que en España ha aumentado el cultivo de calabacines en invernadero, principalmente en Almería.

Por ello, en AGROSOLMEN, S.L ofrecemos a nuestros clientes todo tipo de materiales para la siembra, plantación y riego: tuberías, goteros, filtros, mallas metálicas, entre otros accesorios indispensables para que cumplas con las condiciones óptimas para el cultivo de calabacín, tanto en el huerto de tu casa como en grandes hectáreas de terreno. ¡Contacta con nosotros y consíguelos!


Si quieres asesoramiento envíanos un mensaje:


      He leido y acepto la Política de Privacidad

    Deja tu valoración!
    (Para votar debes estar logueado.)