La población mundial aumenta constantemente, se espera que para el 2050 alcance la cifra de 10 mil millones de personas en el planeta, que lógicamente demandarán una mayor cantidad de alimento, lo que nos conduce al siguiente planteamiento ¿cómo reducir la enorme brecha que existe entre la producción y el consumo de alimentos sin sacrificar más extensiones de tierra? La agricultura intensiva parece ser la respuesta, quieres saber ¿por qué?

Acompáñanos a conocer de manera objetiva por qué se le llama agricultura intensiva, ¿Por qué es importante la agricultura intensiva en la producción agrícola? o ¿cuáles son los cultivos intensivos que más se producen? Además de desvelar algunos mitos que han surgido en torno a los efectos que causa la explotación intensiva en el medio ambiente. ¡Entérate de esto y más en esta publicación que hemos elaborado para ti!

Agricultura intensiva

Agricultura intensiva

¿Qué es la agricultura intensiva?

La definición de agricultura intensiva hace referencia a la producción masiva de alimentos agrícolas en una superficie cultivada mediante el uso de maquinaria especializada y bajo condiciones de ambiente controlado con un alto nivel de tecnificación que garanticen el crecimiento y desarrollo de los cultivos, con el fin de explotar al máximo su potencial y asegurar la rentabilidad de los costos de su inversión.

Cultivos intensivos

Cultivos intensivos

  • ¿Por qué se le llama agricultura intensiva?

Esto se debe principalmente a dos razones

  1. La tierra destinada para estos cultivos no tiene descanso, es decir, su uso es continuo, la siembra se realiza dos veces al año en períodos de siembra y cosecha: primavera-verano y otoño-invierno, necesitando menos tierra para producir más cantidad de alimentos en comparación con otros sistemas de producción agrícola.
  2. Conlleva a una explotación intensiva a nivel industrial, empleando fertilizantes, pesticidas, químicos, regadíos, semillas seleccionadas, maquinarias, y gran cantidad de personal con el fin de obtener la mayor cantidad de productos por superficie cultivada.
  • ¿De dónde viene la agricultura intensiva?

Para explicar el fenómeno de la agricultura intensiva se debe considerar el impacto que ocasionó la llamada “revolución verde” en la década de los 80 y 90, la cual representó un cambio dentro del modelo de producción de alimentos a nivel mundial.

  • ¿Cuál es el objetivo de la agricultura intensiva?

El principal objetivo de la agricultura intensiva es el de optimizar el tiempo y los recursos que se destinan para la explotación de cultivos agrícolas, garantizando su rentabilidad con el fin de convertirse en uno de los principales motores económicos de las empresas encargadas de producir alimentos a gran escala.

Importancia de la agricultura intensiva

La explotación intensiva logró poner avances tecnológicos al servicio de la agricultura para poder garantizar el abastecimiento alimenticio de la población mundial, dejando grandes beneficios económicos a quienes la gestionan. La importancia de la agricultura intensiva radica en que trajo consigo la industrialización de los procesos agrícolas que eran realizados manualmente tardando el doble de tiempo, además de ocasionar pérdidas constantes y no cubrir la demanda de alimentos requerida.

La innovación agrícola en la producción de alimentos parece encontrar en la agricultura intensiva la solución que contribuirá con el salto económico y social de las naciones que buscan proveer la seguridad alimentaria de sus poblaciones, que aumentan considerablemente con el paso del tiempo demandando el consumo masivo de productos agrícolas de calidad.

Ventajas y desventajas de la agricultura intensiva

Los cultivos intensivos como todo sistema de producción de alimentos experimentan una serie de circunstancias o condiciones que obran a favor o en contra de los que consideramos deben ser sus objetivos primordiales. La agricultura intensiva moderna no escapa a tal percepción, por ello presentamos una serie de ventajas y desventajas que se le atribuyen considerando diferentes factores o aspectos que inciden en su proceso.

  • Ventajas de la agricultura intensiva
  • Incrementa los niveles de productividad en el campo.
  • Reduce los costos finales de producción.
  • Garantiza el abastecimiento de la población mundial.
  • No requiere de grandes extensiones de terreno.
  • Genera importantes ganancias económicas para los productores.
  • Representa una fuente de trabajo permanente.
  • Desventajas de la agricultura ecológica
  • Implica un incremento de gasto energético en el uso de la tecnología.
  • Incide en el agotamiento de recursos naturales como el suelo o el agua.
  • Una mala gestión puede afectar a la salud de los consumidores.
  • Es un sistema monocultivo.
  • Acarrea una fuerte inversión económica para ejecución.
  • Puede ser perjudicial para la biodiversidad del medio ambiente.

Agricultura intensiva y las prácticas de cultivo convencionales

La agricultura intensiva como actividad agrícola y económica puede adaptarse a varios tipos de cultivos, pasando por los métodos de siembra tradicionales que emplean la tierra como medio de sustento para las plantas, hasta los modernos sistemas de producción que se desarrollan en invernaderos, cultivos hidropónicos o cultivos al aire libre.

Seguidamente mencionaremos algunas características de la agricultura intensiva que permiten que otros sistemas de producción agrícola puedan ser clasificados dentro de la explotación intensiva:

  • Control permanente de las condiciones de temperatura y humedad del cultivo.
  • Uso de medios de protección ambiental (plaguicidas, insecticidas, entre otros).
  • Selección del material vegetal mejorado genéticamente.
  • Aplicación de tecnología en los procesos de siembra y cosecha, así como en los controles de regadío, fumigación, entre otros.
  • Suministro de nutrientes y aditivos que ayudan con el desarrollo de la planta.
  • Control eficiente de la fertilización para elevar la producción.

Agricultura intensiva sostenible

Para muchas personas la agricultura intensiva sostenible se escapa de la realidad para ser cierta solo en el terreno de la ficción debido a una cantidad de mitos que han ido tomando forma en el inconsciente colectivo, pero que no tienen ningún argumento sólido cuando se les estudia con detenimiento tomando en cuenta factores como: costes de productividad, el uso de los recursos y los costos ambientales.

Dentro de los argumentos que intentan desacreditar el uso de la agricultura intensiva en España y en el resto del mundo podemos mencionar los siguientes:

  • Consume más recursos naturales

A priori, esta aseveración puede resultar real, pero no es así, ya que de hecho la explotación intensiva de los cultivos agrícolas lo que pretende es optimizar la utilización de los recursos. Esto se debe al mal enfoque con que se realiza la interpretación de los resultados. Para ello basta con referirnos a un ejemplo: una explotación hortícola tradicional empleando la agricultura intensiva.

Si observamos el uso de los recursos de forma global, el cultivo intensivo consumirá más recursos que el tradicional, pero si comparamos el total de la producción obtenida por metro cuadrado de terreno y el tiempo de producción, vamos a comprender que solo la agricultura intensiva nos permite obtener más alimentos con menor incidencia medioambiental, ya que el sistema tradicional requiere de una mayor extensión de terreno y tiempo más prolongado para la cosecha, lo que da como resultado que se consuman más recursos si se desea igualar la producción intensiva.

  • Es nociva para la salud del consumidor

Los cultivos intensivos son sometidos a muchas certificaciones alimentarias y a una vigilancia apegada a la normativa estipulada con la finalidad de obtener los “sellos de calidad y seguridad” que garanticen que los alimentos producidos bajo el sistema de agricultura intensiva moderna son aptos para el consumo humano y que no perjudican su salud. Algunas de estas certificaciones son:

  • Producción integrada (PI), garantiza la reducción del uso de agroquímicos en el ciclo de producción, priorizando alternativas no químicas. Los alimentos que cumplen con este requisito llegan al mercado con un distintivo sello de mariposa.
  • Global GAP (Good Agricultural Practices), es un certificado que avala la buena práctica agrícola, como su nombre lo indica. Se requiere para la distribución de cualquier tipo de frutas y verduras, asegurando que provienen de producciones de calidad y sanas para los consumidores.

¿Cómo gestionar la agricultura intensiva?

Desde su surgimiento, la agricultura intensiva ha sido uno de los pilares fundamentales en la producción de alimentos a nivel mundial, teniendo que convivir con otros modelos de producción que contribuyen en menor escala a satisfacer las necesidades alimentarias del planeta tierra, demostrando que no necesitamos encontrar más tierra para cultivar.

Una buena gestión del cultivo intensivo es aquella que realice un control de todos los procesos agrícolas asegurando una alimentación sana y de calidad para el consumidor y un planeta cultivable para las generaciones futuras, haciendo uso de la tecnología y las innovaciones que mejoran los rendimientos de producción.


Si quieres asesoramiento envíanos un mensaje:


      He leido y acepto la Política de Privacidad

    Deja tu valoración!
    (Para votar debes estar logueado.)