Filtración

La filtración del agua es imprescindible para un correcto funcionamiento de los sistemas de riego. Podemos distinguir tres tipos de filtrados:

  • Filtros de arena: los filtros de arena son ideales para grandes caudales, y sobre todo aguas con elevada cantidad de materia orgánica. Estos filtros se pueden automatizar.

  • Filtros de malla: los filtros de malla son siempre necesarios, puesto que realizan una filtración fina, e impiden que lleguen a los emisores partículas que puedan obstruirlos. Existen filtros de malla automáticos y otros manuales.

  • Filtros de anillas: estos filtros permiten sustituir a los de malla, con la ventaja de que tiene mucha más superficie de filtrado.